11 Pasos para crear tu propio curso online en 2024

En una época como en la que estamos viviendo, con las nuevas tecnologías que provocan constantes cambios y movimientos, podemos aprovechar todo esto para dar a conocer nuestros conocimientos y crear un curso online. 

Puede ser una buena oportunidad para potenciar nuestra marca personal y además es muy rentable, ya que creas tu curso una sola vez y vas cobrando de forma recurrente cada vez que alguien decida comprarlo. 

Este mercado tiene un gran potencial también para el que comienza en tu mismo sector, puesto que le da la posibilidad de formarse en lo que quiera, desde cualquier lugar y con un acceso sencillo a los recursos. 

Y a ti te ayuda a conseguir un dinero extra y dedicarte por completo a ello si estás buscando un cambio en tu vida. Por todo esto, en este post te indicamos los 11 pasos para crear un curso online de forma sencilla y sin apenas inversión.

Tipos de cursos online que puedes crear

Para tomar esta opción, lo primero que tienes que tener claro es qué tipo de curso online vas a crear. Aquí te sugerimos los más comunes:

Curso tutorizado

Es un producto que vendes de forma automática y es muy popular hoy en día, sobre todo en el mundo del blogging y el SEO. 

Para dar más calidad y valor a la enseñanza, se crean tutorías con los alumnos, cuyo objetivo es resolver las dudas e interiorizar los conocimientos aprendidos durante el curso.

Tiene la ventaja que es un método más cercano con los participantes y que permite una mayor asimilación del contenido, así como un seguimiento y acompañamiento al alumno durante su proceso de aprendizaje. Aunque también tiene la desventaja de que conlleva una mayor inversión de trabajo para crear el curso.

El coste humano y económico es más alto, ya que tendrás que estar presente para hacer seguimiento a toda tu comunidad de alumnos, ya sea a través de sesiones grupales o individuales.

Curso sin tutorización

La mayoría del esfuerzo se destina al diseño y la realización

Se caracteriza por tener un menor coste (al no estar tutorizado) y se puede vender de manera automática en diferentes plataformas. 

Este tipo de curso se puede considerar un ingreso pasivo

Aunque tiene el inconveniente de que los alumnos se pueden sentirse solos y desanimarse, puesto que es un recurso más distante, así como que el proceso de aprendizaje será más dificultoso y complicado para los alumnos.

Formación en una plataforma externa

En este caso, vendes el producto de formación mediante una plataforma de venta y conseguir un rendimiento económico

Además, el diseño que desees dependerá, en gran parte, de los requisitos de la plataforma.

Lo bueno es que no tienes que contar con una plataforma propia para enseñar y es el propio portal quien se encarga de promocionar el curso y conseguir alumnos

Pero también eso conlleva una desventaja: tus ingresos por esta formación serán menores, puesto que parte de la matriculación de alumnos/as se lo lleva la plataforma en forma de comisión (10 a 30% según plataforma).

Algunos ejemplos son:

Formación en tu página web o blog

Es la opción más idónea, ya que controlas qué enseñas y la rentabilidad será superior a los métodos anteriores. Además, no es complicado crear una plataforma propia de enseñanza.

Puedes encontrar diferentes formas de conseguirlo y, en función del número de cursos y alumnos que quieras llevar, te convendrá una herramienta mejor que otra. 

Por eso, es importante escoger la plataforma que se ajuste a lo que estás buscando. Un ejemplo es conseguir un hosting de WordPress y usar determinados plugins para implantar los videos y cursos en la web.

☝🏻 NUESTRA RECOMENDACIÓN: Uno de los más versátiles y usados es LearnDash. Tiene buena flexibilidad, ya que te permite segmentar tus formaciones por módulos, lecciones, material complementario, etc.

LearnDash

Contar con una plataforma propia supone que tengas tus propias herramientas y no depender de un tercero, y eso te lleva a tener una mayor versatilidad con los alumnos en el campus virtual. 

Sin olvidar que tendrás el control total de los registros y los pagos.

Por otro lado, el coste será más alto, puesto que tendremos que crear y diseñar una plataforma adaptada a lo que deseamos.

¿Cómo crear un curso online con éxito? 11 consejos claves

A continuación, te presentamos algunos pasos o consejos para crear tu propio curso online de la forma más sencilla y económica posible. 

Existen muchos formatos de cursos online, pero en general, estos pasos son los esenciales:

1. Piensa en algo que puedas enseñar

Antes de crear un curso online, es importante definir el tema de lo que queremos enseñar. Todos tenemos aptitudes para hacer cosas y podemos utilizarlas para enseñar a otros o dar a conocer nuestro trabajo. 

No se requiere necesariamente que seas profesor para dar clases online. Basta con dominar un arte como hacer manualidades, bricolaje, tocar un instrumento o hablar bien un idioma, entre otros.

Eso sí, lo importante es elegir aquello que te gusta para que al crear el curso domines bien el tema a enseñar y sea un trabajo gratificante.

2. Valida la audiencia para tu curso

Ahora que ya tienes la idea, el siguiente paso es ver si tu curso tendrá o no potenciales clientes (alumnos). 

Más allá de la capacidad de transmitir conocimientos, lo importante es venderlo y atraer ingresos. 

Algunos consejos que tiene que llevar a cabo son:

  • Investiga en plataformas de cursos online si hay otros cursos virtuales sobre lo que piensas hacer.
  • Examina cuántos alumnos tienen y visitar los foros para conocer los comentarios de los asistentes.
  • Crea una encuesta para saber si las personas estarían interesadas en tu curso. Para que no sea una tarea titánica, puedes compartirla con tus conocidos. Además, podrás realizar el sondeo para saber qué parámetros tiene el posible público objetivo.
  • Diseña y promociona una presentación de tu curso, un adelanto de temas que se van a tratar. Añade material escrito y prácticas, más algún incentivo que beneficie a los futuros alumnos/as.
  • Presenta una webinar con tu idea para interactuar con posibles alumnos y desarrollar la propuesta. Escucha sus dudas, consultas, enfócate en exponer, pero también la devolución que puedan darte.
  • Visita plataformas de video (YouTube) y busca información sobre el tema escogido. Valora la cantidad de reproducciones y comentarios que tienen para sacar una conclusión.

En caso de que los resultados no sean lo que esperas, puedes todavía plantear otro tema o reformularlo, para que así sea más viable.

☝🏻 NUESTRO CONSEJO: Tener competencia es señal de que existe demanda para el tema que quieres enseñar. Y además te ‘obligará’ a crear algo muy potente.

Si hay demasiada demanda, céntrate en un nicho específico dentro de ese tema. 

Por ejemplo, si quieres hablar de moda y diseño, en lugar de tratar el tema de forma generalizada, céntrate en estilos juveniles actuales.

3. Define tu público

No vale de nada crear un curso online si no tienes un público interesado en comprar lo que vendes. Por ello, tenemos que conocer profundamente el tema y entender qué tipo de audiencia va a consumir el curso.

Un consejo es que, antes de grabar las clases, crees un canal en YouTube para subir algunos vídeos y saber si tu tema tiene aceptación, cuántos seguidores consigas y qué tipo de público atrae.

Así mismo, tenemos que tener claro qué va a conseguir el alumno cuando realice el curso y qué objetivos perseguimos con la creación de los videos. 

Podemos buscar conseguir más seguidores, construir una comunidad activa y fiel o conseguir un mayor número de interacciones, por ejemplo.

4. Estructura tu curso

Antes de comenzar a grabar, es necesario que tengas bien organizado el temario del curso. Es importante que escribas todo lo que deseas enseñar para lograr el objetivo. 

La finalidad de este paso es que saques todo lo que tienes en mente para plasmarlo posteriormente en el curso.

Una vez que tengas la información, lo correcto es organizar el contenido en módulos, es decir, los diferentes niveles o fases que tendrá que pasar el alumno para conseguir sus objetivos. 

Lo habitual es que sea entre 3 a 5, aunque si lo que quieres crear es una plataforma tipo membresía, podría haber algún “minicurso” de un solo módulo, ¿por qué no?

Así mismo, los módulos podemos dividirlos en pequeños temas con una duración de 3 a 6 minutos para que el alumno tenga la percepción de que el avance en el curso es rápido. 

No se recomienda llegar a los 30 minutos, ya que podría perder la atención (se estima que la atención de una persona dura de media 15 minutos).

También algo a tener en cuenta es el formato en que vamos a transmitir el contenido. Podemos utilizar animaciones con orador, animaciones con voz en off, presentaciones (serie de slider), el video tradicional (hablar a la cámara), e-books, plantillas, ilustraciones, podcast, screencast, entre otros.

Eso sí, tenemos que evitar emplear un único formato o que únicamente sean grabaciones de pantalla sin presencia de alguna persona, porque sino todo se volvería más monótono.

5. Equipamiento y cámaras

Estructura tu curso

Una de las dudas de los productores de video es qué tipo de cámara usar. Lo importante siempre es que la audiencia vea la calidad del producto, es decir, que sea lo más profesional posible.

Aunque existen equipos con buena calidad, la cámara adecuada no tiene por qué ser la más cara, sino la que se adapte mejor a tus necesidades

En un tema sobre deportes radicales pueden optar por cámaras GoPro, aunque no quiere decir que sea el método más adecuado en esa situación (se pueden usar otras cámaras).

Pero si quieres invertir una importante cantidad en un equipo, una solución es una cámara DSLR, que dispone de interesantes funcionalidades, lentes intercambiables y visor móvil, entre otras ventajas.

Aunque es mejor contar con ellas cuando hayas dominado la técnica de grabación, puesto que su precio puede ir desde los 500 a los 5.000 €. En otras palabras, es mejor invertir más cuando el negocio ya esté dando sus frutos.

6. El audio también es importante

Si la imagen es importante, el audio tampoco se queda atrás. Un audio de mala calidad dificultará la comprensión del alumno y eso puede influir en su aprendizaje y, por supuesto, recibir menos votos positivos, tiempo de retención, etc.

Pero la solución a este problema es sencilla. Basta con adquirir un micrófono de solapa y conectarlo al smartphone mediante un adaptador.

7. Elige el escenario ideal para crear tu curso online

Un contenido de calidad no conlleva necesariamente escenarios increíbles. El contenido ha de llamar más la atención que los elementos visuales (exceptuando en que se usen objetos para realizar tutoriales o demostraciones).

Tampoco quiere decir que tengas que grabar siempre en el mismo sitio o reducir los escenarios. Pero para evitar problemas imprevistos, lo mejor es que el lugar de grabación sea tranquilo y evitar zonas habituales de tránsito.

Es recomendable siempre avisar a los habitantes de tu casa (si grabas en ella) de qué vas a hacer para que no interrumpan. Ten en cuenta que, si haces el trabajo en un ambiente ruidoso, tendrás que invertir posteriormente más tiempo en la edición o regrabar todo el contenido.

Elige el escenario ideal para crear tu curso online

8. Trabaja bien el guion al crear un curso online

Ya comentábamos que, escoger el tema, se ha de realizar antes de crear el canal en YouTube o ponerte a grabar. Y, aparte de conocer el público objetivo que verá tu contenido, es esencial también construir un guion.

Muchos creen que tener un texto preparado convierte un contenido en algo artificial y que mancha la espontaneidad. Pero la realidad es que no es así. 

Contar con un guion hace que los videos no se excedan de su duración ideal y tener una guía básica sobre qué decir y cómo hacerlo sin tener que memorizarlo todo.

Es importante crear una jerarquía dentro de la información para no olvidarte de tratar algún dato o tópico y que pueda afectar negativamente al aprendizaje de los alumnos.

Y, aunque creas que es algo muy lioso o complicado, no es así. Basta con hacer un listado de las cosas que quieres decir de forma estructurada. El resto puedes dejarlo a la espontaneidad.

☝🏻 ¡TRUCO!Una técnica muy extendida entre los creadores de cursos online es la de usar un Prompter o “Teleprompter”, como se conoce en el mundo de la televisión.

No es más que el guión escrito que va pasando por la pantalla donde miras ‘a los ojos’ del espectador. El error también común es limitarse a leer sin expresar ningún gesto ni emoción.

Si usas este truco, asegúrate antes de expresarte con naturalidad, variando la modulación, el tono y tus gestos según la emoción que quieras provocar en tus alumnos.

9. Edita el contenido

La edición del video puedes realizarlo por ti mismo o, bien, contar con un profesional, aunque eso conlleva un gasto extra. 

Bien es cierto que un profesional hará un trabajo más rápido y profesional, pero eso no quiere decir que no puedas tú también hacer un trabajo de calidad.

En internet existen herramientas que te pueden ayudar a editar textos de una forma intuitiva y sencilla.  Podrás encontrarlos tanto gratuitos como de pago.

Un ejemplo es Windows Movie Maker, que ya viene preinstalado en Windows a partir de la versión 7 y es de los más utilizados para los que edita en equipos de sobremesa. Además, dispone de 130 efectos que se pueden emplear en la edición. 

Pero si se quiere algo más “profesional” y versátil, podemos escoger Adobe Premiere, que es perfectamente compatible con Windows e iOS y que incluye aplicaciones gráficas como After Effects.

10. El precio tras crear tu curso online

El precio que se pone a un curso online es muy relativo y puede variar en función de varios factores:

  • Cuánto está dispuesto a pagar tus alumnos por darles una solución (el curso) que ofreces. Para saber más o menos el precio que podrían pagar puedes investigar el precio de cursos de temáticas similares o incluir esa pregunta en la encuesta inicial que harás para saber si un tema es o no consumible.
  • ¿Cuánto gana la competencia? A no ser que seas una persona o negocio ya con una reputación construida con tu audiencia y el curso sea muy elevado en calidad y profundidad, lo ideal es fijarse en la competencia.
  • Ubicación. No es lo mismo consumir en España que en México, por ejemplo. Ni tampoco será igual si decides incorporar otros idiomas como el inglés en el curso. Es importante saber dónde vas a vender para que el curso tenga un precio aceptable y justo.
  • Los resultados esperados con el curso. No es igual un curso donde se enseña a crear la primera campaña de publicidad en Instagram o Facebook, que uno que tiene detrás a un experto con credenciales y la expedición de un certificado. El precio puede ir desde los 20€ hasta los casi 1.000€ de diferencia entre uno y otro.
  • La percepción de tu trabajo. Es importante sentirse a gusto con lo que se está vendiendo, pero tampoco tienes que creer que tu curso es lo mejor creado hasta la fecha. Lo ideal es buscar el equilibrio entre lo que existe en el mercado y lo que crees que vale tu curso.

11.  Elige una plataforma para “vender” tu curso

No vale de nada crear un curso de calidad y completo si el alumno va a ver el contenido en un mal ambiente de aprendizaje y con muy pocas opciones de interactividad. 

Este es el motivo por lo que elegir la plataforma es fundamental para que el curso sea todo un éxito en internet. 

A la hora de escoger la plataforma tenemos que tener en cuenta que:

  • Puedas recibir pagos desde el primer día, así como que la moneda de pago sea compatible con tu elección o moneda local. Y, por supuesto, que ofrezca varias vías de pago y te ofrezcan la posibilidad de que el pago se realice con método online y offline (transferencia bancaria, PayPal, etc.).
  • Sigas siendo el dueño de la propiedad intelectual del contenido y de la base de contactos. Después de todo, tu activo digital es la base de datos y te tienes que asegurar que puedas exportar los datos de la plataforma.
  • La plataforma sea sencilla de configurar. Hay plataformas de todos los tipos y estilos y es posible que ya hayas experimentado con alguna antes, bien como creador de contenido o como alumno. Recuerda que lo importante es que la plataforma sea amigable e intuitiva para ti y tus alumnos.
  • Se pueda ver bien en el teléfono móvil, es decir, que tenga un buen diseño responsive. Es algo ya básico que deberían tener las plataformas.
  • Disponga de un eficiente soporte técnico y que hablen en tu idioma. Eso facilitará mucho la comunicación.
  • Luzca profesional, atractivo y limpio. Es decir, que nada más entrar invite a quedarse a los visitantes. Eso dará mayor credibilidad a tu curso online.
  • Que de la posibilidad de que refleje tu imagen de marca (sea customizable).
➡️ Crear tus propios cursos online nunca fue tan fácil:Gonzalo de la Campa tiene bastante experiencia en este tema, por eso: En este vídeo te cuenta paso a paso cómo hacerlo realidad. Tan solo necesitas WordPress y varias herramientas adicionales.

Estas son las mejores plataformas para subir tu curso online

Continuando con el apartado de las plataformas, existen varias a las que puedes recurrir para subir el contenido de tu curso.

Son las denominadas Sistema de Gestión de Aprendizaje o LMS (Learning Management System) y están en tendencia, ya que la gente se anima a hacer cursos online desde su casa y a distancia.

Un LSM es una plataforma de formación online (e-learning) que ofrece cursos, bien de pago o gratuitos, por internet. Por lo tanto, es importante saber cuál elegir, que no lleve mucho tiempo, dinero y que sea sencilla de montar.

Después de todo, la idea es dedicar más tiempo a lo que verdaderamente es importante, que es crear el curso y no malgastar el tiempo en entender una plataforma de e-learning que pueda dar más problemas que beneficios.

A continuación, te contamos qué tipos de plataformas puedes utilizar después de crear un curso online:

  • Plataformas de e-learning gratuitas. Existen multitud de plataformas de cursos online (algunas básicas si no usas la versión de pago) como son Moodle, ATutor, CanvasLMS, Sakai, Schoology, Google Classroom, entre otros.
  • Plataformas e-learning de pago. Igualmente tenemos varias opciones para elegir. En su mayoría, tienen mejores prestaciones que las gratuitas (además de incluir soporte técnico), aunque algunas cuestan bastante dinero o se llevan una comisión importante cada vez que vendes el curso. Algunos ejemplos son: Udemy, Educativa, Hotmart (una de las que te mencioné anteriormente), Tutellus, Efront, Blackboard, Gumroad, etc.
  • Plataforma de e-elarning con WordPress. Es la mejor opción, ya que reúne las ventajas de las dos anteriores. Por un lado, dispone de todo el potencial de WordPress (gratuito excepto el hosting) y, por otro lado, dispone de variedad de plugins (de pago o gratuitos) para elegir y montar la plataforma en tu propia página web. Además, pagarás solo por los plugins y la venta de los cursos será íntegramente tuya, sin que nadie se lleve comisiones por ello.

En definitiva, siguiendo estos pasos conseguirás crear un curso online de forma sencilla, tener más probabilidades de éxito y ahorrando bastante dinero. 

No olvides que lo importante es la información que va a transmitir, un mal curso por muy bien que se venda, si es un mal curso no tendrá alumnos.

Iniciar discusión

Artículos relacionados

Ha llegado el momento de practicar

Ha llegado el momento de practicar

Elige el proveedor de alojamiento que te ayude a comenzar de manera fácil, a construir rápidamente y a crecer fuerte. Está libre de riesgos con nuestra garantía de devolución de dinero de 30 días.