accesibilidad_web

¿Qué es la accesibilidad web y cómo implementarla?

Tabla de contenidos

Todo gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y por esta razón, si tienes una web (o piensas crearla), eres responsable de ofrecer la mejor de las experiencias a todos tus usuarios sin excepciones y sin limitaciones. Y en este sentido, la accesibilidad web es el desafío que debes superar. 

La accesibilidad web persigue el acceso, la inclusión y la participación de las personas que sufren ciertas discapacidades (permanentes o temporales), mediante la adaptación del diseño y el uso de diferentes tecnologías.

Sin embargo, este concepto va mucho más allá: todos salimos beneficiados. 

Como usuarios podemos navegar por un sitio web, amigable, intuitivo y asequible, aunque se presenten o tengamos ciertas dificultades. Como empresa, una mejor experiencia se premia con un mejor posicionamiento orgánico, un branding potente y mejores tasas de conversión. 

Por todo esto y mucho más, hoy quiero lanzarte el “guante de la accesibilidad”. 

¿Te atreves a recogerlo?

¿Qué es la accesibilidad web?

La accesibilidad web es una característica de las páginas web y de los productos digitales, que logra que las personas con algún tipo de discapacidad o con analfabetismo se muevan por sus interfaces encontrando mínimas dificultades.

El objetivo es conseguir el acceso igualitario, la inclusividad e independencia de todos los usuarios a plataformas, páginas web, app o productos digitales.

Entre las discapacidades a tener en cuenta están los diferentes grados de discapacidad visual o auditiva, un deterioro motor que limite la motricidad fina, un deterioro cognitivo que genera problemas de aprendizaje, etc.

Estas discapacidades no tienen por qué ser permanentes, nos pueden afectar a cada uno de nosotros en algún momento de nuestra vida. Por ejemplo, tras una operación de la vista, o un accidente que inmovilice temporalmente una de nuestras manos. O simplemente que tengamos una conexión a internet lenta. 

Incluso hay situaciones de la vida cotidiana en las que necesitas de esta característica, como, por ejemplo, manejar un dispositivo móvil mientras sostienes a un bebé.

Por lo tanto, la accesibilidad web mejora la interacción de todos los usuarios con un sitio web.

Tipos de accesibilidad web

La accesibilidad web ha de sortear tres frentes: el sensorial, el físico y el cognitivo. Por suerte, los avances tecnológicos y de desarrollo web facilitan la inclusividad e independencia de usuarios afectados por ciertas limitaciones. 

Accesibilidad sensorial

Este tipo de accesibilidad es capaz de superar la discapacidad visual y auditiva

  • Una persona ciega o con baja visión puede emplear teclados especiales, magnificadores de pantallas, navegación por voz, lectores de pantallas, apuntadores, conmutadores, etc. 
  • Personas con daltonismo y otras patologías visuales, han de tener opción de ajustar el contraste, la saturación, o hacer que la web sea monocromática, por ejemplo.  

Como ves, más allá de la tecnología existen otros aspectos de accesibilidad a trabajar: descripción alternativa en las imágenes, selección y contraste de colores, posibilidad de cambiar el tamaño de las fuentes, etc. 

  • Una persona sorda puede apoyarse en un transcriptor de voz a texto, o en los subtítulos del contenido. 

La cuestión es que la web se diseñe también teniendo en cuenta estas necesidades tecnológicas. 

Accesibilidad física

En este caso la persona cuenta con una discapacidad física porque le falta alguna parte de su cuerpo, o aun teniéndola, no es del todo funcional. 

Es el caso de personas con trastornos de habilidades motoras como lesiones medulares, o con problemas de movilidad en las manos… 

De nuevo, la tecnología abre las puertas de la accesibilidad con productos como los licornios (para dirigir el puntero con los movimientos de la cabeza), programas de dictados por voz, etc. 

Accesibilidad cognitiva

La accesibilidad cognitiva supone una limitación en el aprendizaje, un obstáculo en lo que a capacidad de comprensión y comunicación se refiere: personas con Síndrome de Down, dislexia, TDAH, o simplemente, por edad avanzada, son algunos ejemplos de usuarios en los que debes pensar. 

La solución pasa por trabajar textos de lectura fácil, bien estructurados, guías de lectura, resaltar títulos o enlaces, o proporcionar tiempo extra en las posibles interacciones con la interfaz.

¿Por qué es importante la accesibilidad web?

La revolución de la accesibilidad comenzó en la arquitectura, al observar las dificultades que tenían muchas personas para entrar y moverse por los edificios. Desde esta rama se extendió a otras como la educación y nació el Diseño Universal de Aprendizaje, y ahora llega la accesibilidad web.

Lograr la inclusión ya es un fin de suficiente calado. Conseguir integrar en el mundo digital a todas aquellas personas que encuentran dificultades en internet nos acerca a un mundo más igualitario.

Y eso implica tener en cuenta a mucha gente.

Según los últimos datos facilitados por la OMS en 2023, aproximadamente el 16% de la población mundial sufre algún tipo de discapacidad. Son 1 de cada 6 personas.

Suma a ello aquellas personas analfabetas o las que están poco habituadas a moverse en el mundo digital, y es una cifra que puede incrementarse hasta el 30%

Eso, sin añadir las discapacidades temporales que todos podemos sufrir a lo largo de nuestra vida.

Por tanto, trabajar en este aspecto de tu web tiene muchos beneficios para ti que deberías tener en cuenta.

Beneficios de la accesibilidad web

  • Facilitas el acceso a personas con discapacidades y limitaciones físicas, cognitivas y sensoriales.
  • Llegas a más público objetivo, que ahora no puede acceder a tu web.
  • Te desmarcas de tu competencia, si ellos no están teniendo en cuenta a estos usuarios.
  • Potencias tu posicionamiento, porque incluir elementos accesibles supone mejorar atributos que los buscadores premian.
  • Tu imagen de marca incluye la preocupación por usuarios con características diversas.
  • Creas una página web accesible, sencilla e intuitiva para todo tipo de usuarios.
  • Ganas usuarios con dificultades para manejarse en internet, por falta de conocimientos.
  • Crece la lealtad hacia tu marca, y asientas tu credibilidad.
  • Apoyas el crecimiento social, lo que refuerzas tu autoridad.
  • Y, en algunos países, cumples con la legalidad vigente que suele exigir que las webs tengan un nivel AA.

Además, en España contamos con la normativa del Real Decreto 1112/2018 de accesibilidad web, que establece los requisitos de accesibilidad de los sitios web y las aplicaciones para dispositivos móviles que han de cumplir todos los organismos del sector público.

Sin embargo, la mayor parte de las webs, productos y experiencias digitales no tienen en cuenta las distintas necesidades de los usuarios. 

Todavía no existe legalidad de ese tipo para las webs privadas, pero el Real Decreto ya deja claro cuál debe ser el camino a seguir hacia el futuro. En SiteGround hemos tomado nota e introducido ajustes en nuestra nueva área de clientes y site tools.

¿Cómo beneficia la accesibilidad web a tu posicionamiento SEO (y viceversa)?

Trabajar la accesibilidad web repercute positivamente en tu posicionamiento orgánico. Al fin y al cabo, cuánto más fácil se lo pongas a tus usuarios, más le gustas a Google. 

Los robots que te rastrean no dejan de ser usuarios “ciegos y sordos”. No van a ver las imágenes o videos, ni escuchar tus audios, ni entender tus enlaces como tales.

Así que toma buena nota de estas buenas prácticas que favorecen tanto el posicionamiento como la accesibilidad de tu web:

Estructura tu contenido

Utiliza títulos y subtítulos para dar estructura a tu contenido y facilitar su comprensión. Sírvete de las etiquetas HTML (H1, H2, H3…) para jerarquizar la información. 

Usuarios que emplean, por ejemplo, lectores de pantalla, sabrán con certeza de qué va la página y moverse por ella (y los robots de Google también).

Textos alternativos para el contenido multimedia

Usa el atributo Alt y escribe un texto alternativo que describa las imágenes, los vídeos o audios. Aprovecha para incluir la keyword que te interesa. 

Algo tan simple como poner el Alt text en el contenido multimedia facilitará su comprensión a personas con discapacidad visual o cognitiva, ya sea mediante lectura de pantalla, en braille…

En el caso de personas sordas, podrán leer este texto alternativo o traducirlo de forma automática al lenguaje de signos. 

Por su parte, los bots, que como hemos dicho sólo comprenden el formato texto, también tendrán claro de qué van tus piezas multimedia. 

Alternativas de contenido

Siguiendo la línea del punto anterior, en la medida de tus posibilidades, ofrece tu contenido en diferentes formatos. 

Estas alternativas de consumo de contenido aumentan el tiempo de permanencia en tu web y mejoran la UX (y Google toma buena nota de ello). 

Anchor texts bien trabajados

Los enlaces que incluyes en tu contenido enriquecen la experiencia de usuario y, a través del anchor text, envías señales de posicionamiento a Google. 

No es lo mismo que una persona o un bot encuentren un enlace que dice “haz clic aquí”, que uno que contenga la palabra clave del contenido al que se dirige. ¿Notas la diferencia?

Facilita la navegabilidad

Proporciona un mapa web y favorece la navegabilidad de tu sitio utilizando, por ejemplo, breadcrumbs. Estas migas de pan permiten al usuario saber en todo momento en qué sitio están de tu web. 

Una buena navegabilidad beneficia a todo el mundo, aumenta el tiempo de permanencia y reduce la tasa de rebote. 

Como ves, trabajando la accesibilidad web mejoras tu SEO, y viceversa: matas dos pájaros de un tiro. 

Ten en cuenta que lo que más le interesa al gran buscador es que ofrezcas la mejor experiencia a tus usuarios (las Core Web Vitals son buena prueba de ello); y también, que el contenido que ofrezcas sea de autoridad y de calidad (aquí entra el EEAT en acción).           

Así que si combinas la accesibilidad, el posicionamiento y el marketing de contenidos conquistarás a tus usuarios y a Google. 

¿Cómo se regula la accesibilidad web? ¿Qué son las directrices de accesibilidad? 

El consorcio internacional WWW —en inglés World Wide Web Consortium (W3C)— se encarga de generar recomendaciones y estándares para el crecimiento de internet a largo plazo y esto incluye la creación de webs accesibles a toda la población.

En W3C cuentan con cientos de miembros, varios equipos y centros regionales repartidos por el planeta, como el ubicado en nuestro país en el Parque Científico Tecnológico de Gijón (Principado de Asturias). 

Uno de los grupos de trabajo internacionales se denomina Iniciativa para la Accesibilidad Web (WAI) y publica periódicamente documentos llamados Directrices de Accesibilidad del Contenido Web (WCAG) que son las referencias mundiales para crear webs accesibles

La última versión es de 2018 y es la WCAG 2.1. Las directrices que incluye se dirigen a los desarrolladores y diseñadores web, a los desarrolladores de herramientas de autor para el diseño y programación de webs, a los desarrollos de navegadores y a los desarrolladores de herramientas que evalúan la accesibilidad de una web.

Además, la información del WCAG 2.1 es muy útil si deseas confirmar si tu web es accesible, aunque lo más sencillo es emplear herramientas para ello, que te indicamos al final del post.

Niveles de las directrices WCAG

La Iniciativa para la Accesibilidad Web (Web Accessibility Initiative – WAI) establece tres niveles a la hora de integrar las pautas de accesibilidad o directrices WCAG, cada uno de ellos más completo que el anterior:

NIVEL A

El primer nivel solo garantiza un mínimo de accesibilidad, por lo que la mayoría de discapacitados tendrán dificultades para moverse por una web de esta categoría. En este nivel están los subtítulos y las alternativas de texto para vídeos y audios.

NIVEL AA

Corresponde a sitios web que han eliminado las barreras más comunes a todo tipo de usuarios. Es el nivel que se exige habitualmente a los sitios web, que deben disponer de subtítulos de audio en directo y descripciones de audio, entre otros.

NIVEL AAA

Aunque el nivel AAA es muy completo no es recomendable para su uso en webs generalistas, porque es complicado que todos los contenidos puedan cumplirla. Incluye el lenguaje de signos y las audiodescripciones ampliadas.

En nuestro país la Asociación Española de Normalización y Certificación AENOR dispone de la Certificación de Accesibilidad TIC, con la que puedes acreditar tu compromiso con la inclusión.

Esta certificación sigue las directrices de la WAI, aunque AENOR solo acredita los niveles AA y AAA.

H3 Lista de referencias de las directrices WCAG

Las directrices WCAG 2.1 te facilitan unas referencias básicas para introducir en tu web en su camino hacia la accesibilidad.

Si quieres ir en esa dirección, deberías tenerlas en cuenta e introducir todas las que puedas:

Textos alternativos

Introduce descripciones alternativas en tu web.

Contenido opcional al audio o el vídeo

Si la información es auditiva o visual, aporta más soluciones.

Adaptable

Busca presentar tu contenido de formas distintas, sin que se pierda la forma y función en el camino.

Distinguible

Diferencia el color de las letras y el fondo, y aporta soluciones para ver o escuchar el contenido, como letra clara o colores distinguibles para todos.

Accesible mediante teclado

No todo el mundo utiliza ratón, logra que las funcionalidades de tu web se activen también con teclado.

Reducción de ataques

Elimina elementos que puedan activar ataques en usuarios con discapacidades neurológicas, como destellos de color, o imágenes rápidas y parpadeantes.

Navegabilidad

Incorpora elementos que faciliten la navegación por tu web, así como la localización de información.

Legibilidad

Textos cortos y fáciles de entender, acompañados de una letra clara consiguen que el lector comprenda lo que lee. Tecnicismos y metáforas deben eliminarse.

Compatibilidad

Tu web debe ser compatible con todos los navegadores y con diferentes aplicaciones que el usuario necesite integrar para mejorar la comprensión de la misma.

Tiempo

No dirijas el tiempo que el usuario necesita para conocer tu web. Diapositivas con un tiempo determinado no son útiles para personas que integran el contenido muy despacio.

Ayuda en la entrada de datos

Si es necesario introducir datos en tu web para hacer una compra, por ejemplo, facilita el proceso mediante textos predeterminados. 

Introduce un corrector

Cuando existe alguna dificultad física o sensorial, introducir datos puede llevar tiempo extra y contener errores. Un corrector es un buen colaborador.

Sé predecible

No busques la originalidad de funcionamiento, intenta ser predecible para que al navegar por tu plataforma web el usuario sepa cómo se activa cada elemento.

Principios de la accesibilidad web

Si nos apoyamos en la Iniciativa de Accesibilidad Web del Consorcio WWW, tu web ha de tener estas características para cumplir los principios de accesibilidad web: 

Perceptible

Una web perceptible es aquella en la que el contenido puede ser percibido por la mayor parte de los consumidores.

Para lograrlo, pueden incluirse etiquetas visuales o auditivas sobre los botones, convertir los textos en audios o rellenar con precisión los textos ALT de las imágenes, para que puedan ser leídos por programas de voz. Presenta el contenido de diversas formas y separa el fondo del primer plano.

Operable

Cuando la web es operable, el usuario puede personalizar la visualización de la información según desee.

Se consigue eliminando pases automáticos de información, para verla a ritmo de cada uno o integrando un zoom para aumentar detalles interesantes o apps que cubran cada necesidad específica. Debe manejarse por teclado para quien no use ratón e introduce ayuda si hay que introducir información.

Comprensible

Comprender la información que hay en una web es fundamental para cualquier usuario. Como el cerebro percibe la información de modo diferente, asignándole significado, hay que presentarla de modo diverso.

La letra debe ser claramente legible, los textos deben ser sencillos de entender e ir acompañados de símbolos o esquemas para que se entiendan mejor. Se trata de incluir opciones para la percepción y la comprensión. Sé predecible, y no innoves.

Robusta

Es necesario que la web accesible y todos sus complementos funcionen igual de bien en un ordenador como en un teléfono móvil, y que no se resistan a ningún navegador.

Esto requiere ir un poco más allá del diseño responsive. Crea tu web de modo que sea compatible con el mayor número de dispositivos y programas de accesibilidad. Y testea que funciona bien en todos los navegadores y que integra correctamente todas las aplicaciones que mejoran la accesibilidad. 

Si quieres profundizar en estos principios, en este webinar con Vicent Sanchis descubrirás las claves para crear una web accesible. 

Insertar URL https://www.youtube.com/watch?v=lV1nyO2J4Tc

¿En qué se diferencian la accesibilidad web y la usabilidad?

Accesibilidad y usabilidad son dos términos aparentemente similares, pero con diferencias sustanciales entre ellos.

Ambos comparten la idea de que los usuarios han de conseguir una mejor experiencia cuando navegan por un sitio web.

En la búsqueda de ese objetivo, la usabilidad se centra en mejorar la experiencia del usuario —conocida como UX— como puede ser que la web no tarde más de tres segundos en cargar o reducir los pasos para lograr algo.

En cambio, la accesibilidad busca romper las barreras que se encuentra cada tipo de usuario según su discapacidad, danto lugar a webs manejables y accesibles para todos. Si además esa web destaca por su usabilidad, navegar por ella es algo atractivo e intuitivo.

De modo que usabilidad son términos simbióticos: trabajan juntos y uno se beneficia del otro.

¿Para qué sirve la accesibilidad web? Usos y ejemplos

Como hemos ido señalando hasta ahora, gracias a la accesibilidad web, los contenidos o funciones de un sitio son aptos para todos los usuarios, especialmente para aquellos con alguna discapacidad.

Si tuviera que elegir una marca que ha entendido a la perfección lo que es la experiencia de usuario y la accesibilidad web es Zara. El icono de accesibilidad te abre un menú que recoge las diferentes necesidades de los usuarios: desde personas con ceguera a trastornos motores… Todo un caso de éxito a seguir y que te recomiendo estudies en detalle.

Veamos ahora otros usos y aplicaciones a tener en cuenta (que Zara ya prevé). 

Uso para personas con discapacidad auditiva

La discapacidad auditiva tiene varios grados, que van desde la sordera total a la pérdida parcial, temporal o progresiva de oído.

Si tu web tiene vídeos explicativos o dispone de contenido en redes sociales o YouTube, invierte en subtítulos muy completos. Los generados automáticamente no suelen ser muy claros y pueden generar dudas a estos usuarios.

Cuando diseñas tu web pensando en personas con discapacidad auditiva, también la haces accesible para usuarios que desean ver el móvil en silencio o aquellos que están en ambientes ruidosos y no pueden escuchar tu contenido.

Uso para personas con discapacidad visual

También la discapacidad visual tiene varios grados, además de patologías concretas como el daltonismo y sus diversos tipos (dicromatismo, tricromatismo anómalo, acromatopsia…).

Incluir la posibilidad de aumentar letras o dibujos, crear textos alternativos para imágenes o añadir transcripciones auditivas consiguen que estos usuarios puedan navegar con más facilidad por tu web.

Al adaptar tu web a usuarios con discapacidad visual, también ayudas a personas que usan su dispositivo en espacios con mucha luz o que su dispositivo es pequeño.

Como ejemplo tienes la web de la ONCE, que en sus posts incluyen un icono para “seleccionar paleta de alto contraste” y un icono para pausar las animaciones del slider, que también puedes seleccionar de modo personalizado:

En SiteGround, como te comentaba antes, también hemos hecho lo propio, adaptando nuestras interfaces:

Uso para personas con discapacidad mecánica

No poder utilizar los dedos para teclear es también una limitación que impide navegar correctamente por las webs. Puede deberse a una paraplejia o cuadriplejia, una lesión o a enfermedades reumáticas o distróficas.

Añadir un puntero con múltiples acciones o la posibilidad de manejar la web con la voz es un gran adelanto para ellos. También les ayuda el disponer de botones más grandes o no estar sometidos a tiempos concretos para ver un contenido.

Una web ajustada para personas con discapacidad mecánica también ayuda a personas con lesiones puntuales o a quienes viajan en transportes que se mueven mucho.

Uso para personas con discapacidad cognitiva o de aprendizaje

Entre las capacidades de aprendizaje más extendidas se encuentra la dislexia, una afección neurológica que dificulta el aprendizaje en la lectura. También hay que tener en cuenta la discalculia, cuando la dificultad está en las matemáticas, la disgrafía que genera dificultad al escribir…

Con el fin de incluir a todos estos usuarios, no utilices metáforas ni lenguaje técnico en tu plataforma web. Da preferencia al lenguaje sencillo y directo, con frases cortas e imágenes alusivas. Y ofrece múltiples alternativas: texto escrito con tipografía clara, audio, vídeos e imágenes.

Las webs que incluyen soluciones para personas con este tipo de discapacidad son también muy útiles para personas analfabetas, extranjeros que no hablan el idioma de la web o usuarios no habituados a las tecnologías.

Uso para personas con discapacidades neurológicas

Las enfermedades neurológicas más extendidas y que generan discapacidad son la epilepsia, el Alzheimer, el Parkinson que afecta a las habilidades motoras, el TDAH, cefaleas, migrañas…

Aunque son diversas y cada una tiene sus características a las que hacer frente, te recomendamos eliminar destellos luminosos y contenido visual agresivo, ya que pueden desencadenar una crisis.

Cuando una web quita elementos que pueden activar los síntomas de las discapacidades neurológicas, también ayuda a personas enfermas y aquellas otras que buscan sosiego.

Uso para personas con analfabetismo digital

Una persona no ha crecido en un entorno digitalizado, desconoce cómo funciona una web, su uso y múltiples posibilidades. Un ejemplo son las personas de edad avanzada. Aunque no es una discapacidad en sí misma, les cuesta entender y moverse en una web.

Los símbolos e iconos les van a ayudar a manejarse en tu entorno digital. Emplea lenguaje sencillo, reduce los pasos a un solo clic e incluye guías completas de uso con imágenes adjuntas.

9 Consejos para hacer un sitio web accesible

Crear un sitio web accesible no consiste en centrarse en un tipo de discapacidad concreta, sino en tenerlas todas en cuenta.

Eso da lugar a una web accesible para la totalidad de los usuarios y contribuye a expandir el alcance de internet. 

Tal como dijo Tim Berners-Lee, inventor de la www: “El poder de la Web está en su universalidad. Un acceso para todo el mundo, independientemente de su discapacidad, es un aspecto esencial”.

El futuro de tu web pasa por convertirla en accesible. ¿Quieres algunos consejos para lograrlo?

1. Alt Text en imágenes y vídeos 

Incluye texto alternativo con una buena descripción en todos los elementos visuales de tu página web, ya sean imágenes o vídeos. Así, al pasar el puntero, todos sabrán qué hay en ese espacio.

2. Alternativas para el consumo del contenido: subtítulos, audio…

Ofrece todo tipo de soluciones para que el usuario pueda acceder al contenido. Si hay texto, ofrece audio mediante lectura de textos. Si hay vídeo, añade subtítulos creados por ti en lugar de los generados automáticamente, que no captan los matices.

3. Contenido fácil de consumir

La sencillez es la máxima que debes seguir. Las imágenes tienen que ser claras, el diseño web limpio, los textos directos y sencillos, sin tecnicismos.

4. Reconocimiento de voz

La mayoría de discapacitados recurre al reconocimiento de voz para las búsquedas en internet o escribir textos. Es imprescindible que tu web sea compatible con estas aplicaciones para resultar útil para ellos.

5. Tiempo suficiente

Los sliders que se mueven con un tiempo predeterminado pueden no ser útiles para personas que necesitan un tiempo personalizado para la lectura. Incluir botones de pausado es una gran opción.

6. Personalizar el tamaño de fuente

Incluir en tu propia web la posibilidad de ampliar o reducir el tamaño de fuente es un recurso muy útil para personas con visión reducida o usuarios que en ese momento no pueden acceder a sus gafas.

7. Teclado compatible

Muchas personas solo se mueven por una web con ayuda de un teclado, obviando el ratón. Si tu web no es compatible con los comandos de un teclado, no es accesible para todos.

8. Colores con contraste

Para las personas con patologías visuales como el daltonismo, ofrece la posibilidad de cambiar la pantalla a una con colores de alto contraste. Suele ser una pantalla negra con letras blancas que ayuda a una mejor lectura. 

9. Feedback para las acciones

Cuando una web solicita introducir datos o realizar alguna acción, todos solemos tener dudas de si lo hemos realizado bien. 

Incluir comentarios que te indiquen que todo está correcto o cuál es la casilla incompleta es de gran ayuda.

¿Cómo comprobar la accesibilidad web de tu sitio?

Existen múltiples herramientas con las que verificar la accesibilidad de tu web. Aquí te dejo un par de fuentes de referencia:

W3.org

w3.org te ofrece un listado completo de cientos de herramientas para comprobar la accesibilidad de tu web. 

Wave

Wave es una de las tools gratuitas más populares para evaluar la accesibilidad web. Existe, además, una extensión de Wave para Chrome

Conclusión

La accesibilidad digital rompe todas las barreras del universo digital. Gracias a ella Internet realmente no tiene fronteras. 

Las empresas que tengan en el centro de su estrategia a los usuarios no pueden ignorar estos principios y directrices. Al fin y al cabo, contar con una web accesible no solo supone abrir las puertas de tu sitio a todo el mundo sin excepción, también es una fuente de ventaja competitiva, de posicionamiento y branding.Como te dije al principio: todo gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y en el universo digital, la accesibilidad web es un must.

Ana García

Responsable de Marketing España

Una mezcla de Geek y Arty. Siempre curiosa por conocer lo último tanto en marketing online como offline, así como en nuevas tecnologías. Como SiteGrounder me involucro en todas las áreas de la gestión de la marca, desde la estrategia de marketing, contenido, relaciones públicas hasta eventos y mucho más.

Iniciar discusión

Artículos relacionados

Ha llegado el momento de practicar

Ha llegado el momento de practicar

Elige el proveedor de alojamiento que te ayude a comenzar de manera fácil, a construir rápidamente y a crecer fuerte. Está libre de riesgos con nuestra garantía de devolución de dinero de 30 días.